Noticias
27.06.2011
La Convención de Rotterdam incluye 3 pesticidas en sustancias peligrosas

Los pesticidas endosulfán, alacloro y aldicarb han sido incluidos en la lista de sustancias químicas peligrosas que requieren un Consentimiento Previo Informado (PIC) de los países antes de ser importados dentro de sus fronteras.

 
Esto es lo que se acordó en la quinta reunión de la Convención de Rotterdam sobre comercio internacional de productos químicos, que se celebró durante la pasada semana en Ginebra y de la que hoy se han dado a conocer sus conclusiones.
 
El procedimiento PIC obliga a obtener un permiso previo del país destinatario antes de comerciar con ciertos productos químicos y pesticidas considerados de alto riesgo y, en el caso de estas tres sustancias químicas, entrará en vigor a partir del 24 de octubre de 2011.
 
"La inclusión de estas sustancias en el procedimiento PIC otorga a los países el derecho a saber qué riesgos están asumiendo y cómo pueden proteger la salud pública y el medio ambiente, además de protegerles de importaciones no deseadas", subrayó el secretario ejecutivo de la Convención, Jim Willis.
 
La inclusión del endosulfán -pesticida ampliamente utilizado en los últimos cincuenta años en las cosechas de arroz, soja, algodón y té-, del alacloro y del aldicarb en el Anexo III de la Convención (referente al procedimiento PIC) había sido recomendada repetidamente por un grupo de expertos, pero hasta ahora no se había llegado a un acuerdo.
 
No obstante, los intentos de incluir en el Anexo III de un cuarto químico, el chrysotile asbestos, del que se producen 2 millones de toneladas al año en todo el mundo, ha fracasado por tercera vez desde que los especialistas aconsejaran en 2002 su retirada en 2002.
 
El endosulfán está prohibido ya en sesenta países, después de que varios estudios demostraran su extrema toxicidad por contacto dérmico o inhalación, aunque su uso en Latinoamérica y Asia ha experimentado un crecimiento en los últimos años.
 
Argentina, Australia, Brasil, China, India, México, Pakistán y Estados Unidos han sido los mayores mercados de este producto altamente tóxico. En EEUU, Brasil y Argentina se ha prohibido recientemente mediante disposiciones internas.
 
A principios de este año, los 172 firmantes de la Convención de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes acordaron la prohibición de la fabricación de endosulfán, cuya producción anual asciende a las 20.000 toneladas, procedentes en gran parte de India, pero que también producen China, Brasil, Israel y Corea del Sur. EFE
 
Fuente: El Comercio.es
 
Imagen
digitalnature