Noticias
13.08.2011
El Hospital Garrahan analiza como los plaguicidas afectan la salud de la población rural

El pasado martes, en el horario de Ateneo, en el aula del Hospital J P Garrahan se reunieron los miembros de los equipos de salud de los distintos Servicios del principal Hospital Pediátrico del país. Médicos, enfermeras y técnicos escucharon el Informe Científico de los miembros de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, surgida en las Facultades de Medicina de Córdoba y de Rosario.

 Durante dos horas un aula colmada escucho las disertaciones del Dr. Avila Vazquez, de la universidad cordobesa, del científico e investigador del CONICET / UBA Dr. Andres Carrasco y de la Dra. Analia Otaño de la Red de Salud Popular de Chaco y delegada en esa provincia del Ministerio de la Nación.

      La actividad fue gestionada y organizada por la junta interna de ATE y refleja la profunda preocupación de un equipo de salud que atiende más y más niños procedentes de zonas fumigadas y portadores de graves y dolorosas patologías, principalmente cáncer y malformaciones congénitas.

      Durante muchos años los médicos creyeron que los agrotóxicos usados en la producción agroindustrial no eran tóxicos, como decían sus patrocinantes (grandes empresas fabricantes, mesa de enlace del campo e Institutos agronómicos cooptados) y porque contaban con la autorización del Estado Nacional, entendiendo que está contemplaba, también la opinión del área de Salud Humana.

      Hoy sabemos que estos productos son venenos que enferman a nuestra población rural, y que las mujeres embarazadas y los niños son las principales victimas de un proceso continuo de contaminación química que año a año aeroliza cantidades crecientes de agrotóxicos sobre las mismas poblaciones.

      Fue muy buena la receptividad de autoridades y personal sanitario del Hospital Garrahan al trabajo de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados y se abren amplias perspectivas de trabajos conjuntos en investigación y participación en defensa de la salud de los niños, amenazada por practicas productivas que hacen prevalecer derechos a la producción y la propiedad por encima de derechos esenciales como la salud y el ambiente sano.-

Dr. Medardo Avila Vazquez
Medico Pediatra y Neonatólogo
Coordinador Red Universitaria de Ambiente y Salud
Médicos de Pueblos Fumigados

    
Fuente: Bolsonweb

digitalnature