Noticias
22.03.2009
El formaldehído

Todos queremos un hogar saludable, pero no es tarea sencilla cuando los propios materiales de construcción y decoración, o algunos productos de consumo, encubren sustancias que pueden resultar nocivas para nuestra salud. Este es el caso del formaldehído.

  
El formaldehído es un compuesto orgánico volátil que está presente en centenares de productos y en prácticamente cualquier ámbito del hogar. Es un compuesto químico irritante cuya exposición a nivel profesional está regulada, pero no así en nuestras casas. La exposición al formaldehído puede darse de dos formas. La primera,  por contacto directo, como sucede mediante las prendas de ropa que lo contienen por difusión sobre nuestra piel. Algunas personas son sensibles al formaldehído y experimentan síntomas severos e irritaciones de la piel cuando se exponen a él. El segundo tipo de exposición al formaldehído lo determinan materiales de construcción y mobiliario que lo contienen y que poco a poco va vaporizándose al interior de la vivienda durante años. Normalmente, la emisión es mayor cuando los materiales son nuevos, pero continua emitiéndose en dosis bajas durante períodos de 5 años o incluso más. La acumulación de formaldehído de los materiales se traduce en concentraciones en los interiores suficientemente elevadas como para provocar diferentes síntomas de irritación o problemas respiratorios, sobretodo en personas sensibles. La exposición a bajas concentraciones de formaldehído prolongada en el tiempo también puede tener un efecto sensibilizante respecto otros alérgenos. Finalmente, cabe destacar que el formaldehído se considera un probable carcinógeno humano. Sin duda, motivos suficientes para ser cautos. 

Leer más: http://www.terra.org/articulos/art01205.html

digitalnature